Año de 1843, en el que El Puerto superó a Jerez en la exportación de Sherry


Por Fátima Ruiz Lassaletta, Sherry Explorer, para el Diario de Jerez:

https://www.diariodejerez.es/opinion/analisis/Ano-Puerto-Jerez-exportacion-Sherry_0_1636636356.html

Aún hoy, tras la ardua investigación que realice para mi libro ‘Franceses en la Expansión del jerez’ – reciente publicado por PERIPECIAS Libros- me pregunto por qué en el siglo XIX fueron solo Jerez y El Puerto, y no Sanlúcar, las ciudades que se contemplan en las Estadísticas de Exportación Oficiales del Gremio, que conozco; en las que recogen en sus libros históricos autores como Javier Maldonado Rosso, en ‘La Formación del Capitalismo en el Marco del Jerez’ y otros; y en la que hoy me inspira este articulo, al parecer impresa para sí mismo y sus clientes ingleses y americanos, por el exportador portuense M.& F. TOSAR, en 1843: “Comparative Statement of the Shipments of Sherry Wines for 1843 & 1844”.

En dicha estadística es en la cantidad de 1.819 botas de ‘Vinos Sherry”, en las que supera la ciudad hermana y portuaria de Santa María a su hermana primogénita Jerez de la Frontera. Y su hermana pequeña Sanlúcar -que no menor- brilla por su ausencia; por tal vez dedicarse más plenamente a la Manzanilla, para el mercado provincial y no tanto a la exportación. Que aún estaban los duques de Montpansier y los Infantes de Orleans, por dar a la hermosa ciudad rivereña todo el auge económico inmediato; aunque ya existían Casas bodegueras que ahora reivindican sus 250 años, y más, de existencia y otras que celebran sus bicentenarios.

Fueron 15.016 las botas de ‘Sherry Wine’ las que alcanzó a exportar El Puerto -pienso que aclara lo de “Wine”- para su mercado anglosajón norteamericano, ya que para el británico bastaba decir Sherry. Lo hizo a través solo de 33 exportadores ( 66, el doble, fueron los que enlistó de Jerez) siendo el mayor allí J.W. Burdon con 1.927 botas (hoy sus bodegas forman parte de las de Luis Caballero) hasta el menor Estada y Portillo con 100 botas, aquel ejercicio.

Jerez, por su lado, a través de los 66 exportadores ya entonces aquí existentes, extrajo 14.297 botas. Desde los 3 primeros que exportaron: Pedro Domecq 1831 botas; Patricio Garvey 1.809 botas y Pemartin & Co. 1566 botas. Mientras los números cuarto y quinto, Gordon & Co. Y Beigdeber & Co. , pronto serian integrados en Gonzalez & Dubosc, que figuró por si solo en sexto puesto. La primera absorción seria por parentesco, y la segunda por adquisición, y que estaba en la hoy bodega Real de González Byass.

Aquel año hubo en Jerez 24 bodegas que extrajeron menos de 100 botas cada una, que quien elaboró esta estadística no se digno reseñar sus nombres. Y entre los que sí se relacionan – entre la octava y la veinteava posición de 600 a 215 botas- figuran apellidos persistentes en nuestra Ciudad como: Ysasi, Goñi, Paúl y Dastis, otro Domecq (e hijos), Lacoste y Capdepon, Warters, Rivero, Sierra Agreda, etc. Y, ¿Qué que apellidos de entonces prevalecen de exportadores de entonces en El Puerto hoy? Pues, Pico, de Mora (hoy Osborne de la calle Los Moros), Merello, Duff Gordon (integrado en Osborne), Vergara, Tagle, Armony, de la Portilla, Aramburu, Iriarte, Alberti, Sevil, Lacave y Echecopar, etc. Los de apellidos de origen francés, proceden de El Bearne y están detallados en mi libro mencionado.

¿Que cuales fueron los puertos extranjeros de destino de dichas exportaciones conjuntas de Jerez y El Puerto, aquel año de 1843, desde el mismo de Santa María y desde El Trocadero de Cádiz? Con cerca de 20.000 botas ganó como destino Londres – que quedó inundada con la alegría de nuestros caldos – bajando ya sensiblemente al 10% a Dublín, seguidos de Liverpool, Leith, Glasgow, Gloster, Bristol…de su majestad imperial británica. Llevándose también algunos de cientos de botas repartida a Hamburgo, Vera Cruz (México), Nueva York, y St. Petersburgo, para la corte del Zar de todas las Rusias.

Fue sin duda el Reino Unido – al no tener viñedos buenos propios como Francia, Alemania, Portugal y los estados que compondrían Italia- el afortunado destino de nuestros caldos a mediados del siglo anterior. Y siendo una – yo misma- una convencida de ‘la memoria genética’ – si en mi mano estuviera una sola Marca- insistiría prioritariamente en las poblaciones portuarias relacionadas, pues en lo más profundo de su genoma, creo que sus habitantes albergan su gusto, su preferencia, su amor por el jerez. Como aquí, y ahora mismo, ¡Salud!

Categories: About Sherry, Bodegas & Vineyards / Bodegas y viñas, MEMORIES / RECUERDOS, Sherry ExplorersTags: , , , ,

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: